Advertencia:

En esta página se comparten materiales que pueden servir de ayuda a otros profesionales. En ella también se ofrecen orientaciones generales y se responden a dudas generales que pueden ser utilidad para el lector. Si bien, esta página, nunca deberá sustituir a la pertinente consulta presencial con el especialista (logopeda, psicólogo, psicopedagogo....según el caso), que, en caso de dificultad, debe ser el que, tras una valoración, oriente sobre las necesidades y pautas que mejor se ajusten a las circunstancias y características de cada situación en particular.

sábado, 30 de enero de 2016

¿TIENES UN/A ALUMNO/A CON TDAH EN EL AULA?. PUES ¡ATENTO/A! Y TOMA NOTA, PARA PODER AYUDARLE

Detrás de la mayoría de los niños diagnosticados con TDAH se encuentra un rendimiento académico inferior al que se espera por edad y capacidad intelectual, dado que la hiperactividad, la impulsividad o las dificultades atencionales no son buenos aliados para un adecuado proceso de aprendizaje. 

Por este motivo, el objetivo del artículo de hoy es daros algunas estrategias para ayudar a vuestros alumnos en aquellos procesos que van a estar afectados como consecuencia de su sintomatología. 


LAS FUNCIONES EJECUTIVAS: QUÉ SON Y CÓMO INTERFIEREN EN EL ÁREA ACADÉMICA Y SOCIAL DEL ALUMNO CON TDAH

Estudios reconocen que el TDAH es una limitación del desarrollo de las funciones ejecutivas, actividades mentales complejas necesarias para planificar, organizar, guiar, revisar, regularizar, y evaluar el comportamiento necesario para alcanzar metas. 

Un inadecuado funcionamiento de las funciones ejecutivas se manifiesta:
  • Inhadecuada respuesta inhibitoria, lo que implica una dificultad para controlar los impulsos y demorar recompensas.
  • Excesiva actividad en tareas irrelevantes o pobre regulación de la actividad ante tareas exigentes. 
  • Dificultad para regular las emociones, la motivación y el estado de alerta. 
  • Variabilidad en el rendimiento. 
  • Dificultad para mantener la atención y facilidad para distraerse. 
  • Falta de capacidad para generar motivación intrínseca en aquellas tareas que no supongan consecuencia inmediata o no sean atractivas para ellos. 
  • Rendimiento académico por debajo de su capacidad
  • Dificultad para manipular y retener la información necesaria para guiar las acciones (memoria de trabajo)
  • Dificultad para seguir instrucciones. 
  • Olvidar una información mientras trabaja otra. 
  • Dificultad para solucionar problemas, lo que les lleva a no planificar 
¿Y cómo se traduce todo esto en el rendimiento académico?
  • Su trabajo suele ser pobre e incompleto, con mala presentación, 
  • No terminan sus trabajos, tareas, exámenes...
  • Algunos trabajan muy despacio, mientras otros se precipitan.
  • No revisan las tareas, y cuando lo hacen, tienen gran dificultad para detectar errores. 
  • Su rendimiento fluctúa. 
  • Necesitan recompensas y gratificación inmediata.
  • Dificultad para mantener la atención y evitar la distracción. 
  • Pierden el rumbo de la tarea.
  • No pueden seguir los pasos de una tarea. 
  • Dificultad para prestar atención a dos cosas a la vez o hacer dos cosas a la vez. 
  • Tiempo cognitivo lento.
  • Dificultad para nominar o describir. 
  • Escritura con múltiples errores. 


DIFICULTADES EN LA LECTURA

Los errores más habituales son: 
  • Omisiones: consiste en olvidar leer una letra, sílaba, palabra o frase.
  • Añadir letras, sílabas o palabras.
  • Sustituciones: leer una letra, sílaba o palabra por otra. 
  • Dificultad con los grupos consonánticos (tr, br, pl....)
  • Comprensión lectora deficiente.
  • Desmotivación y/o rechazo hacia la lectura.
  • Lectura lenta, precipitada o silabeo.
  • Perderse en el texto.

Algunas estrategias que pueden ayudar



DIFICULTADES EN ESCRITURA

Pueden aparecer los siguientes tipos de errores:
  • Uniones indebidas de palabras. Ej: "aver", en lugar de " a ver"
  • Separación de palabras o fragmentaciones. Ej: "des pues", en lugar de "después"
  • Adición de letras. Ej: "tarabajar" en lugar de "trabajar"
  • Omisiones de letras. Ej: "etrella" en vez de "estrella".
  • Sustitución de letras: Ej: "aguelos" en lugar de "abuelos"
  • Repetición o rectificación de sílabas o palabras. 
  • Caligrafía pobre y desorganizada. 
  • Faltas de ortografía.

Algunas estrategias que pueden ayudar



DIFICULTADES EN MATEMÁTICAS

Se pueden manifestar como: 
  • Pobre comprensión de los enunciados. Seguramente se debe a una lectura impulsiva o por falta de atención durante la lectura o análisis de lo que le piden. 
  • Errores de cálculo o falta de dominio de las operaciones básicas. 
Algunas estrategias que pueden ayudar



Fuente: El rincón de clase

Algunas estrategias que pueden ayudar de forma general para la intervención en el aula


En el entorno físico:
  • Trasladas estímulos visuales fuera de su campo visual. 
  • Posibilitar un ambiente tranquilo y sin ruidos. 
  • Distribuir el aula por espacios (espacio para el trabajo en grupo, espacio para el trabajo personal, espacio para trabajar en el suelo, lugar para trabajar de pie....)
  • Situarle con compañeros que le sirvan de modelo. 
Organización y desarrollo de las sesiones:

1. Antes de la sesión:
  • Dedicar las primeras horas de la mañana a aquellas actividades que requieren un mayor esfuerzo intelectual. 
  • Programas actividades alternando trabajo teórico y trabajo práctico 
  • Tener en cuenta que el nivel de atención no siempre va a ser el mismo. 
2. Durante la sesión:
  • Asegurarse de que el alumnado tiene todo el material necesario.
  • Iniciar la sesión con un guión o esquema de lo que se va a trabajar. 
  • Emplear un tono de voz bajo, gesticular, teatralizar. 
  • Intercalar tiempos de explicación y de trabajo personal.
  • Simplificar la información. 
  • Utilizar apoyos visuales. 
  • Ofrecer modelos claros de ejecución junto con las instrucciones. 
3. Finalizando la sesión:
  • Realizar un resumen de la sesión.
  • Utilizar los últimos minutos para asegurarse si se han comprendido los aspectos fundamentales.
  • Si se han mandado tareas, asegurarse que se han apuntado correctamente. 


Algunas estrategias que pueden ayudar en situaciones concretas








¿CÓMO MEJORAR EL COMPORTAMIENTO DEL NIÑO CON TDAH?
  • Elogiar conductas muy concretas. Evitando la ambigüedad. "Te has portado bien" no da información sobre la conducta adecuada y se preguntará "¿Qué tendré que hacer mañana para que me lo vuelva a decir?". Hay que decirle que es lo que ha hecho bien. 
  • Elogiar siempre de forma sincera y verdadera. Como soy consciente de que esto le cuesta, se lo digo. 
  • Utilizar sistemas de puntos que pueden ser intercambiables por un juego, privilegio en clase, fiesta...etc. 
  • La agenda se puede convertir en un espacio ideal para reforzar y elogiar los buenos comportamientos. 
  • Formular los límites en positivo. Ej: caminar despacio, hablar flojito...
Algunas cosas sobre las que debes reflexionar honestamente si la conducta del niño/a no mejora
  • ¿Sabe lo que esperas de él/ella?
  • ¿Has elogiado lo suficiente las buenas conductas?, ¿has sido ambiguo o concreto?
  • ¿Puede ser que se porte mal porque esté reclamando una atención que no recibe con las conductas adecuadas y que le cuestan?
  • ¿Eres constante y persistente a la hora de aplicar las estrategias para mejorar su conducta?
  • ¿Eres paciente a la hora de esperar cambios en su conducta?
  • ¿Refuerzas sus intentos por acercarse a la conducta deseada?
  • ¿Supervisas para que no pasen desapercibidos pequeños avances? 
  • ¿Crees en él/ella y en sus posibilidades de cambio?
  • ¿Eres respetuoso, sensible y atento con sus dificultades?
  • ¿Le dedicas tiempo, hablas con él/ella, le escuchas...?
De interés


Fuentes:

RECUERDA: Puedes usar mis tablones, siempre que me cites o cites este blog. 

sábado, 23 de enero de 2016

LETRAS LOCAS POR CAMPOS SEMÁNTICOS


El material que hoy os presento consiste en varias láminas en las que, en su parte central, aparecen representados distintos campos semánticos (las profesiones, la granja, animales marinos, el zoo, la ropa, el supermercado, la calle, los instrumentos, los transportes, la habitación, el cuarto de baño, el salón, la cocina, la clase, el jardín, la playa, el bosque y el pueblo). Alrededor de la imagen central aparecen unos cuadros que contienen letras descolocadas que corresponden a algunas palabras que hay en la imagen, que el niño deberá identificar y escribir en la línea de debajo de cada cuadro. 

Con este material trabajamos:
- Conciencia fonológica y deletreo.
- Vocabulario
- Atención

He revisado el material y no he encontrado errores, pero si vosotros/as encontráis alguno, os agradeceré que me lo hagáis saber. 

Espero que os resulte útil. 



Si no puedes descargarlo, prueba aquí


martes, 19 de enero de 2016

NORMAS Y LÍMITES. ACLARACIONES, CONSEJOS Y MATERIAL.

Los límites son reglas que se fijan para ayudar a los niños a comportarse dado que, gracias a ellos, hacemos posible que tengan un referente que les permita distinguir lo que está bien y lo que está mal. 
Así, el aprender a cumplir y asumir límites en el seno familiar, supone una base para el comportamiento y la aceptación de las normas sociales. 

Cuando establecemos un LÍMITE le estamos diciendo al niño/a hasta dónde puede llegar y hasta dónde no puede llegar, lo que puede hacer y lo que no puede hacer. 
Las NORMAS representan la forma en la que se traducen los límites en la práctica. De tal manera que cada familia establece las suyas propias, marcando la organización de la convivencia en el entorno familiar. 


Sabemos que los límites y las normas son necesarias y que la ausencia de límites trae consigo una serie de consecuencias.

Habitualmente los problemas de conducta, suelen derivar, entre otras cosas, de entornos familiares en los que hay carencia o exceso de límites, y donde la comunicación afectiva es inadecuada o inexistente. La manera de educar, entablar relaciones y resolver conflictos familiares establece lo que en psicología educativa se conoce como Estilos Educativos que se concretan en pensamientos y conductas parentales respecto a los hijos. La mayoría de las familias no poseen un estilo educativo puro, en muchos casos los estilos educativos se basan en características mezcladas de cada uno de los cuatro estilos fundamentales. 






No siempre resulta fácil manejar el establecimiento de esos límites, así como las consecuencias de su cumplimiento o incumplimiento. 
Algo muy importante que hay que tener presente es que los LÍMITES NO SON UN CASTIGO, LOS LÍMITES IMPLICAN CONTENCIÓN

Para que sea más fácil tenemos que tener en cuenta cómo han de ser:



A esto se me ha olvidado añadir que los límites han de estar previamente consensuados entre los progenitores, dado que la falta de acuerdo, las discrepancias y la falta de sintonía no va a facilitar las cosas y será algo de lo que el niño se puede aprovechar, y más si se producen delante de él.  Por otro lado, han de ser inamovibles, no vale hoy lo aplico y mañana lo cambio, pero al mismo tiempo, han de ser revisables en el tiempo a medida que los niños crecen. 

¿Y cómo ha de ser una orden?
  • Hablar con serenidad, sin gritar y con tono amable 
  • Nos pondremos a su altura para mirarle a los ojos. 
  • Decirle de forma concreta y clara qué queremos que haga. 
  • Proyectando firmeza en nuestros gestos y voz.
¿Qué condiciones son necesarias para una buena aceptación de las normas?
  • Buen clima familiar de afecto y cariño.
  • Los padres deben estar convencidos de lo que piden.
  • Normas claras y necesarias.
  • Coherencia.
  • Mantenerse firmes.
  • Flexibilidad, en ciertos momentos. 
Como decíamos antes, tanto el cumplimiento, como el incumplimiento de los límites tiene que acarrear unas consecuencias. ¿Y cómo fijar dichas consecuencias?


Una vez explicadas las diferencias entre los castigos y los refuerzos, así como sus pros y su contras, no quiero dejar pasar la oportunidad de aconsejar que, independientemente de si finalmente decidimos reforzar o castigar, debemos evitar castigar al niño quitándole cosas que tienen que ver con su salud. Digo esto porque hay padres que dejan al niño/a sin cenar o sin comer por no haberse "portado bien". Creo que la alimentación y el descanso son hábitos sagrados y son elementos que bajo ningún concepto deben usarse como objeto de castigo existiendo alternativas y han de estar fuera de toda negociación. Castigar o premiar con comida puede hacer que el niño haga asociaciones perniciosas con la alimentación. La comida sirve para nutrir, y si la cargamos con emociones negativas, pierde su principal función, deja de ser natural y puede generar angustia en el niño.

Otra estrategia a seguir en el caso de que los niños muestren conductas inadecuadas puede ser la extinción, que implica ignorar la conducta. Se pueden utilizar sobre todo cuando la conducta negativa del niño tiene como objetivo llamar la atención del adulto. Tales conductas pueden ser, hacer el tonto, gritar, tener rabietas, interrumpir, suplicar, llorar (rabieta), decir palabras malsonantes, insultos....Todas ellas, si son ignoradas de forma deliberada, sistemática y constante, dejarán de ser usadas por el niño/a, porque no tendrá motivos para seguir comportándose así. Avisaremos al niño que ante dichas conductas no le haremos caso, por ejemplo "a partir de ahora no te voy a hacer caso cuando me pidas las cosas gritando" y cumpliremos nuestra "amenaza".
Ignorar la conducta requiere por parte del adulto paciencia, tiempo y fuerza de voluntad, porque no es fácil ignorar algo que nos es molesto. Teniendo en cuenta que todos los miembros de la familia han de estar de acuerdo de cuáles serán las conductas que se van a ignorar y que debemos ofrecer al niño/a conductas alternativas, elogiándolo cuando las emplee. 

Ya, pero....¿qué hago si mi hijo/a tiene una rabieta?

Muchas veces las rabietas se podrían evitar si tenemos en cuenta:
  • Antes de intentar cambiar los comportamientos de los niños, debemos observar si hay algo del entorno que debamos cambiar. 
  • Ayudar al niño a anticipar, avisándole de lo que va a ocurrir. Por ejemplo "vamos a ir a ver a los primos, pero no te vas a quedar a dormir con ellos". 
  • Hay ciertos comportamientos que, aunque resulten molestos, son propios de la edad, y por tanto, debemos permitirlo y respetarlos sin ser demasiado estrictos. Por ejemplo, si un niño/a de 18 meses tira un juguete al suelo de forma repetitiva, y aunque se lo alcancemos y se lo demos, lo vuelve a tirar. Si lo que tira o golpea es peligroso porque puede lastimarse, le ofreceremos otro objeto alternativo para que siga experimentando sin posibilidad de hacerse daño.
  • Crear rutinas que impliquen orden y regularidad. 
  • Ser un buen ejemplo. 
  • Has de saber que es normal sentirte inseguro ante la rabieta de tu hijo/a, pero...
  • Si el "no" es justo, no debemos sentirnos culpables por decirles "no". El "no" ayuda al niño/a a madurar y a crecer. 
  • Si no experimenta al "no" le costará mucho hacer frente a las situaciones adversas, no pudiendo gestionarlas de forma adecuada. No entenderá por qué no puede lograr todo lo que desea. A tolerar las frustraciones se aprende desde pequeño. De nada servirá complacer en todo al niño si el mundo entero no está dispuesto a hacer lo mismo.
  • Decir "no" a todo, implica reprimir la iniciativa del niño/a.
  • Los limites no han de estar supeditados al estado emocional de los padres. 
  • Dejar claro que en casa la autoridad corresponde a los padres. 
  • La función de los padres es educar, no ser amigo de los hijos/as, ni tampoco mantener un pulso con ellos.  
Aquí os pongo un póster que da algunas claves de cómo gestionar las rabietas, elaborada por "Escuela de Superpadres".


LIMITES SEGÚN LA EDAD:





LA IMPORTANCIA DE LOS HÁBITOS DE AUTONOMÍA Y DE CREAR RUTINAS Y HORARIOS:


Las rutinas y los horarios representan la forma en la que organizamos nuestro día a día. Por tanto, son patrones repetidos que realizamos en nuestra vida diaria y en función de nuestras circunstancias.

Los niños necesitan seguir unas rutinas y unos horarios fijos. De esta manera se sentirán seguros, de tal forma que pueden controlar lo que les rodea, al poder anticipar lo que va a ocurrir en cada momento, y por tanto prepararse para ello. Dado que con unas rutinas y horarios estables aprenderán secuencias, de tal manera que unas cosas vienen después de otras (levantarse-desayunar, vestirse- ir al colegio....). Les permitirán enfrentarse de forma organizada y con autonomía a las exigencias del entorno.  Aprenderán que cada cosa tiene su momento, entendiendo que, por ejemplo, no es necesario levantarse de la mesa cuando está comiendo porque después de comer tendrá un ratito para jugar, o que antes de irse a bañar tiene que recoger sus juguetes. Así, los niños aprenden cuáles son "sus tareas" y lo que se espera de ellos. 

No debemos olvidar que para que los niños interioricen hábitos y rutinas, será de gran ayuda si:
  • Empezamos lo antes posible, dado que la probabilidad de éxito en su implementación es mayor si le enseñamos pronto. No debemos pensar que es mejor esperar a que sea mayor "porque entiende más", pues para entonces ya habrá adquirido algunos malos hábitos difíciles de cambiar. 
  • Los adultos son un buen ejemplo: no podemos pretender que ordenen su habitación si los adultos tienen sus cosas manga por hombro. 
  • Somos constantes en el cumplimiento de los horarios establecidos. A ver, que nadie se vaya a los extremos. No se trata de hacer las cosas al estilo de un cuartel militar. No nos agobiaremos si nos pasamos 10-15 minutos de la hora. Se trata de que las cosas se hagan todos los días "alrededor de" tal hora. 
  • Los hábitos y rutinas son un aprendizaje más, y por lo tanto, no se aprenden de forma inmediata. Se aprenden practicando. Por ello debemos ser pacientes y no desesperarnos si al principio no lo hace perfectamente. Debemos evitar comentarios como "no sé qué voy a hacer contigo", "todos los días es lo mismo". Puesto que con esta actitud convertiremos el establecimiento de las rutinas en algo aversivo y desagradable, que llevarán al niño a negarse a repetirlo. 
  • Somos flexibles. Contaremos con la existencia de circunstancias "especiales" (días especiales, celebraciones, viajes....) que harán más difícil que se cumplan las rutinas diarias. Explicaremos al niño por qué no estamos llevando a cabo las rutinas como lo hacemos siempre para que lo entienda.
  • Como con el tema de los límites, el cumplimiento de las rutinas no deben depender del estado del adulto. Si solemos acompañarle a la cama en torno a las nueve y hoy estamos muy cansados porque hemos tenido un día muy duro, no debemos acostarlos una hora antes, ni dejarlos que se acuesten cuando quieran porque hoy nos apetece jugar con ellos. Si hacemos esto, les estamos enseñando que los horarios se pueden cambiar porque si, y ellos nos exigirán a nosotros lo mismo. Es preferible que los horarios se consensúen entre todos y sean respetados por todos. 
  • Cuando queramos introducir un nuevo hábito explicamos tranquilamente qué queremos que haga a partir de ese momento, respondiendo a sus dudas y quejas. 
  • Reforzamos cuando hagan bien las cosas. 
A la hora de establecer rutinas es importante que sepas que algunas son innegociables, y estas se refieren a: 
  • Higiene: algunos ejemplos pueden ser, un baño antes de ir al colegio, o antes de cenar...., cepillarse los dientes después de cada comida, peinarse antes de salir de casa, ir al baño cada vez que lo necesiten.....
  • Alimentación: es importante que los niños no se salten ninguna de las comidas del día (desayuno, comida, merienda y cena), estableciendo horarios fijos para ello. De igual forma procuraremos comer todos lo mismo, no cada uno lo que le apetece. También fijaremos cuánto tiempo va a durar el momento de comer/cenar para no prolongarlo en exceso. 
  • Sueño: para descansar debidamente, los niños deben dormir un mínimo de 8 horas, acostándoles siempre a la misma hora y en el mismo lugar.
  • Estudio: estudiar o hacer los deberes todos los días y a la misma hora, planificando un tiempo diario para ello, y siempre en el mismo lugar, lugar que ha de ser tranquilo y sin elementos distractores. 
Por contra existen otras actividades, cuya secuencia, tiempo y frecuencia, pueden ser negociables, tales como el tiempo de juego, el tiempo para estar con los amigos, los momentos de descanso, tiempo para las aficiones....

Autonomía personal y autorregulación del comportamiento:

Entendiendo por autorregulación, la capacidad de inhibir respuestas no apropiadas para un momento determinado, el desarrollo de la autonomía personal es un objetivo prioritario en la educación de un niño. 
Un niño autónomo es aquel que es capaz de autorregular su conducta y realizar por sí mismo aquellas tareas y actividades propias de los niños de su edad y de su entorno socio cultural. Es un proceso de construcción personal que incluye las interacciones que se tienen con el medio, su descubrimiento, el control motor y el desarrollo socio-emocional. 

Un niño poco autónomo es un niño dependiente, que requiere ayuda continua, con poca iniciativa, de alguna manera sobre protegido.

Los niños con pocos hábitos de autonomía, generalmente presentan problemas de aprendizaje y de relación con los demás. De ahí la importancia de su desarrollo: normalmente cuando progresan en este aspecto, también lo hacen en su aprendizaje y relación con los demás

Como norma general todo aquello que el niño pueda hacer solo, siempre que no entrañe peligro, debe hacerlo él mismo. También es válido como criterio enseñar aquellos hábitos que tienen adquiridos la mayoría de niños de una edad. Estos pueden ser los relativos a la higiene y el autocuidado, el aseo, el vestido, la alimentación, el sueño, la vida en sociedad, los estudios....

Y ¿cómo aprenden los niños a ser autónomos y a autorregularse?, pues a través de un apego seguro, de las rutinas, de la iniciativa, asumiendo responsabilidades y tomando decisiones acordes a su edad, evitando la sobreprotección, permitiéndoles aprender de sus errores y a través del establecimiento de unos límites y unas normas tal y como hemos explicado en esta entrada, implicando a los niños en ellas

Conclusión personal: 

Ser padre/madre es muy difícil, pero si somos capaces de tomar decisiones basadas en el equilibrio y el sentido común será más fácil. 

No quiero terminar sin dejar una cosa clara:

Esta entrada no pretende decir a las familias cuál es el estilo de educación parental más adecuado. ni pretende decir a nadie cómo debe educar a sus hijos, ni mucho menos juzgar.  Si como padre/madre no estás de acuerdo con lo que aquí se expone, estás en tu derecho, pero te informo de que los consejos que aquí se aportan son muy generales, luego cada situación y cada circunstancia requiere un análisis particular, por ello el lector es libre de seguir o no los consejos que aquí se dan, como los que dan otros compañeros o profesionales afines que escriben en sus espacios, pero no deben tomarse como un intento de juzgar ni de cambiar la vida de nadie. Al menos no es ni mi labor, ni mi intención. 

Materiales que pueden ser de utilidad: 

Premios y castigos. Modificación de conducta para padres y profesores
Estrategias para abordar conductas desafiantes en alumnos con discapacidad intelectual
Protocolo de actuación ante conductas desafiantes graves y uso de intervenciones físicas
Prevención y corrección de conductas disruptivas en niños y jóvenes en el espectro autista
40 maneras de mejorar el aprendizaje y la conducta
Niños desobedientes, padres desesperados
El arte de criar hijos felices. El equilibrio entre la disciplina y el afecto.
Rabietas infantiles en niños de 1 a 4 años
Programa de modificación de conducta: rabietas
El pequeño dictador. Cuando los padres son las víctimas
Violencia intrafamiliar. Menores que agreden a sus padres
Guía de interacciones positivas entre figuras de autoridad. Padres-Educadores-Niños y Adolescentes en situación de riesgo.
Padres: ¿amigos o autoridad?
Estilos educativos parentales y su implicación en diferentes trastornos
Ayudar a crecer. Guía para trabajar con grupos de padres y madres. Gobierno de Navarra
Ser madres y padres. ¿Dónde está el manual de instrucciones? 
Educa, no pegues
Materiales para eliminar el castigo físico y humillante. Promover la disciplina positiva
Respeto. Disciplina positiva en el aula. Guía para maestros/as
Disciplina positiva. Herramienta para los padres

Fuentes consultadas:
e

viernes, 15 de enero de 2016

LA LOGOPEDIA EN ESPAÑA

Hace poco vi que circulaba por las Redes Sociales un cartel reivindicativo en el que se pretendía dar a conocer a la población en general la situación de la logopedia en España. El cartel al que me refiero es este:


La infografía en cuestión causó mucho revuelo y la inevitable vuelta al debate de siempre, AL vs Logopedas, con opiniones a favor y en contra del esquema. Sus autores/as (logopedas) comentaban que con este cartel no tenían intención de polemizar, ni de infravalorar a nadie, y que no entienden por qué levantaba tantas ampollas un cartel que lo único que pretende es explicar a la población en general la diferencia entre ambos profesionales, porque dicen, aún hay muy poca cultura en este sentido. 

Como digo, el cartel levantó ciertas suspicacias, y concretamente un aspecto:
  • Se dice que la formación del Maestro de Audición y Lenguaje es de tres años de magisterio más uno de especialización en dificultades de la Audición y el Lenguaje. Hasta ahí, cierto. Ahora bien, creo que decir a la población general que la formación de los maestros de audición y lenguaje se basa en un año de especialización es dar un enfoque demasiado reduccionista. Verdad es que ahora el itinerario formativo es el que refleja el cartel, pero antes de que se implantase el plan Bolonia las cosas no eran así. Los maestros de Audición y Lenguaje anteriores a Bolonia se especializaban durante tres años (servidora entre ellos). Sus autoras/es sostenían que esto no lo podían poner porque tenían que basarse en la realidad del momento actual. Y digo yo :¿no es una realidad que muchos de los que actualmente estamos ejerciendo, obtuvimos nuestra titulación antes de que Bolonia entrara en vigor, y que no hemos desaparecido del mapa, y nos quedan muchísimos años de vida laboral ?
Hay colegas que se autodenominan logopedas, y está muy mal, pero no se puede pretender ser el abanderado de la verdad y la responsabilidad, ni se puede presumir de querer informar, obviando lo que no nos gusta. Yo entiendo que es más ventajoso decir a los que no tienen ni idea, que otros sólo tienen un año de especialización, mientras uno tiene cuatro años. Nada que ver, desde luego, pero no, si se quiere informar me parece estupendo, pero no a medias. 
En el cartel se indica que a un puesto de logopeda sólo accede un logopeda colegiado, pero esto también es una verdad a medias, porque no dicen que a un puesto de logopeda accede un logopeda colegiado, a excepción de aquellas Comunidades Autónomas en las que no hay colegio profesional o la colegiación es libre, y que además hay colegiados que no son ni diplomados ni graduados en logopedia, si no que tienen un máster, en muchos casos, posterior a los años 90. Por tanto, que un profesional esté colegiado no significa que haya hecho la carrera de logopedia, y cuando en sus carteles reivindicativos ponen "exige siempre un logopeda colegiado" deberían poner "exige siempre un logopeda colegiado y titulado".

Tras esto, decidí crear mi propio cartel informativo. Ahí va...
Buen día.



martes, 12 de enero de 2016

COSAS PARA EXPLICAR A UN PROFE SOBRE EL AUTISMO

Hace unos días vi que alguien compartía un artículo de José Ramón Alonso en el que se muestra una selección de ideas básicas sobre cosas que tienen que saber los profesores del aula ordinaria cuando tienen un alumno con TEA. Me pareció una información muy completa, y me ha parecido muy interesante compartirla, con mi propio toque personal, añadiendo algunas cosas más, que también pueden ser de utilidad. Pues ahí va:

1. El autismo es un trastorno de espectro. Esto quiere decir que se trata de un grupo muy heterogéneo y, por tanto, hay mucha variabilidad entre unos casos y otros. Los maestros/as que ya han tenido la posibilidad de contar con un alumno con TEA, ya tienen una idea de qué va, pero han de tener en cuenta que no todos los niños con TEA son iguales y van a necesitar adaptarse a cada caso en particular. Lo que para el niño que tuvimos el curso pasado sirvió, puede que para el que tenemos este curso no sirva, y viceversa. Los padres de estos chicos suelen ver con buenos ojos que se les pregunte sobre su hijo/a y, en general, valoran muy positivamente nuestra disposición. Mientras, a nosotros, nos será muy útil su información de cara a mejorar el funcionamiento de la clase. 

2. El comportamiento es comunicación. En ocasiones un comportamiento inadecuado o desadaptado es una forma de decirnos que se siente abrumado, o quiere comunicar algo y no sabe expresar su queja o desagrado de otra manera. Es cierto que puede haber padres que consienten "más de la cuenta", que no ponen límites a los niños, pero es de especial importancia intentar encontrar qué causa dicha conducta en el niño, antes de echar la culpa al entorno familiar, y sobre todo si hablamos de alumnos que tienen un trastorno de estas características. Puede ser útil anotar qué es lo que sucede antes de que aparezca la conducta-problema, con qué personas estaba, el momento, el contexto...., para conseguir así alguna pauta que nos ayude a evitar que esta aparezca o estar prevenidos si sucede.

3. Adapta lo que puedas tu enseñanza a su aprendizaje, aprovechando sus fortalezas y peculiaridades. Algunas ideas pueden ser:
  • Organiza las cosas paso a paso, en orden, en una secuencia pautada.
  • Dar instrucciones muy claras. Es mejor decir "deja los lápices, cierra el cuaderno y ponte en la fila" que decir "Hoy hace muy bueno, vamos a dar la clase fuera". 
  • Anticípale con tiempo y siempre de cualquier cambio de rutina que se vaya a producir (un profesor nuevo, una excursión...), de igual modo, recuérdaselo varias veces antes de que llegue la fecha. Su necesidad de ambientes estructurados y su inflexibilidad cognitiva hace que muchos de estos chicos no llevan bien los cambios bruscos ni las "sorpresas", les causan ansiedad y pueden aparecer rabietas
  • No das nada por asumido. Es posible que haya escuchado las instrucciones pero no las comprenda, o tal vez ayer lo tenía claro, pero hoy no. 
  • Explica claramente cuándo está terminada una tarea. Hay quien hace una foto de cómo tiene que quedar lo que pedimos y se lo enseña al alumno. 
  • Usar apoyos visuales mediante pictogramas e imágenes es una buena idea, y más ahora que contamos con un móvil que hace fotos. ¡Aprovechémoslo!. También puede ser útil un compañero de modelo, si tiene capacidad imitativa.
  • Aunque hayas dicho al grupo lo que hay que hacer, dirígete al alumno con TEA de forma directa e individual, porque es posible que no entienda que la instrucción que le damos al grupo también va dirigida a él/ella. 
  • Haz mejor preguntas cerradas que abiertas. 
  • Dale pocas opciones para elegir (2 o 3)
  • Ten paciencia, es posible que necesite más práctica que otros niños para dominar la tarea. 
  • Suelen funcionar mejor los refuerzos que los castigos. 
  • Corrígele con delicadeza. 
4. Los niños con autismo requieren tiempo extra para procesar las informaciones verbales. Necesitan que el lenguaje que empleemos cuando nos dirigimos a él/ella sea claro y con frases cortas, con instrucciones muy básicas de uno o dos pasos. Si quieres preguntarle algo, dale unos segundos para que responda, y si tienes que repetirle la pregunta, vuelve a formularla tal cual lo hiciste la primera vez. 

5. Un respiro puede ser de gran ayuda. Estos niños pueden beneficiarse de contar con un lugar tranquilo donde retirarse y autorregularse. Si es una esquina tranquila, con cojines y alfombra, con algún libro o mp3 con alguna música favorita....mejor. Cuando se haya relajado, podrá reincorporarse a las tareas de la clase. No se trata de un castigo, si no de una opción con la el/la niño/a pueda contar si él/ella quiere.

6. La comprensión del lenguaje y la expresión verbal son dos cosas distintas. Muchos niños con TEA entienden mucho más de lo que sus profesores o maestros piensan, pero por contra, pueden no ser capaces de expresar lo que realmente quieren decir. Mientras, otros niños emiten largos y complejos enunciados, que nos hacen pensar que son más competentes a nivel lingüístico de lo que en realidad son, pero no entienden nada de lo que están diciendo. 

7. Los niños con TEA son literales. Les cuesta mucho el lenguaje figurado, las metáforas, o los pensamientos abstractos, los sarcasmos y la ironía.. Si vas a una excursión y dices "coged ritmo", los compañeros del niño van a entender sin problema que les pedimos que se den prisa, mientras el niño con TEA buscará el ritmo por el suelo. Cosas similares ocurren con frecuencia, y algunas pueden resultar divertidas, pero la mayoría son frustrantes. También puede ocurrir con preguntas que en realidad son instrucciones. Si le decimos "¿quieres leer la siguiente página?", es altamente probable que su respuesta sea "no". En este caso hubiera sido mejor pedirle directamente que lea. Si le dices "has dejado tu pupitre muy desordenado" no va a recoger su pupitre, porque entiende que lo que estás haciendo es describir cómo está el pupitre y no entiende que lo que quieres es que recoja. 

8. Los niños con autismo se focalizan en un tema. Y pueden querer hablar de ello durante horas y horas. En muchas ocasiones se trata de temas que no interesan a las personas de su entorno. Puedes usar sus intereses como instrumento de aprendizaje así, si estamos sumando, en vez de sumar manzanas, él sumará dinosaurios (si es su tema de interés). También podemos usar sus intereses como recompensa tras la consecución de una tarea. 

9. Necesitan ayuda en las interacciones sociales. Podemos ayudarle:
  • Enseñándole y ejercitando habilidades sociales básicas como esperar turnos, compartir, mantener la distancia social...
  • Permitirle que quede fuera de juegos o deportes que le resulten difíciles de entender o le desagradan. 
  • Estar muy pendiente de cómo le tratan sus compañeros, para detectar situaciones de acoso escolar y obrar en consecuencia. 
10. A veces hay problemas sensoriales. Algunos presentan hipersensibilidad sensorial (visual, auditiva o táctiles). Aunque no todos lo tengamos a nuestro alcance, un terapeuta ocupacional nos puede ayudar a hacer un aula más agradable atendiendo a esos estímulos sensoriales. Intenta eliminar distractores. 

11. Tienen estereotipias. Son movimientos repetitivos que pueden resultar raros a sus compañeros. Tales como jugar con sus dedos, balancearse, aleteos de manos o brazos, hacer ruidos.....Pueden aparecer:
  • Ante una sobreestimulación: el hacer el movimiento ayuda al niño a regular esa sobreestimulación para no saturarse. 
  • Ante la hipoestimulación: el hacer el movimiento ayuda al niño a regular u obtener la respuesta sensorial que necesita. 
  • Ante el dolor: el niño se golpea como una forma de reducir la sensación de dolor. Aunque parezca contradictorio, se cree que esta autoagresión provoca la liberación de betaendorfinas en su cuerpo, que provoca una sensación de "anestesia" o placer. 
  • Emociones intensas que le provoquen excitación, que también usan como una forma de auto-regulación emocional, como cuando el bebé se chupa el dedo y se calma.
Será útil buscar qué provoca la estereotipia para extinguir el origen o dar al niño otras herramientas alternativas para gestionar la situación. Interaccionar con él para hacer que esa estereotipia sea funcional, que adquieran significado para el niño, con el apoyo y las pautas concretas que nos den los especialistas.

12. Algunos tienen ecolalias. Consisten en la repetición total o parcial de palabras o frases. Existen varios tipos:

Según criterio temporal:
  • Inmediata: repeticiones de emisiones que acaban de producirse
  • Demorada: repeticiones de emisiones que se han producido hace tiempo ( minutos, horas, días, semanas....) 
Según criterio estructural:
  • Exactas: repetición exacta de lo que ha oído.
  • Reducidas: repite una parte de lo que ha oído, generalmente el final. 
  • Ampliadas: no cambia la estructura pero introduce algunas modificaciones. 
  • Expandidas: hay modificación y reordenación de estructuras. Indican cierta competencia lingüística. 
Ecolalias funcionales: Hay una intención comunicativa, por lo que debemos aprovecharlo, dando modelos verbales válidos para el niño que se adecuen de forma correcta a sus propósitos, amoldándonos a su nivel de competencia. Por ejemplo:Supongamos que un niño con ecolalia se sitúa delante del adulto y, señalando el bote de galletas de la cocina, le dice "¿Quieres una galleta?".  El adulto inmediatamente le debe dar un modelo verbal que puede ir desde "galleta" "dame galleta"; "papá galleta";  quiero comer galleta"... a niveles de complejización superiores, en función de su  nivel lingüístico actual.  Después de que el niño haya repetido la emisión, el adulto asegurará el cumplimiento del propósito de la emisión, en este caso, el acceso a la galleta pedida..
En caso de que lo que le hagamos sea una pregunta, y en vez de respondernos repite la pregunta, podemos iniciar nosotros la respuesta. Teniendo en cuenta de que si estas ecolalias aparecen en un contexto comunicativo, es probable que el niño no esté comprendiendo el mensaje.

Ecolalias no funcionales: No existen intención comunicativa. Un ejemplo podría ser aquel en el que el niño repite y repite una frase o palabra, un fragmento de una canción, un eslogan de un anuncio que le haya llamado la atención.... hasta la saciedad, aunque no estemos interactuando con él. Suelen ser demoradas. Tienen un carácter autoestimulatorio, como ocurría con las estereotipias. En este caso debemos enseñar al niño a discriminar en qué situaciones no debe emplearlas. De igual modo será útil buscar qué provoca la ecolalia para extinguir el origen o dar al niño otras herramientas alternativas para gestionar la situación. Interaccionar con él para hacer que esa ecolalia sea funcional, que adquiera significado para el niño, con el apoyo y las pautas concretas que nos den los especialistas.

13. Algunas veces pueden aparecer rabietas sin razón aparente. 


Los niños con autismo pueden tener dificultades a nivel de procesamiento sensorial y a nivel de sensibilidad, lo que le va a complicar las posibilidad de integrar los estímulos de forma correcta. Unos niños pueden ser hiposensibles y otros pueden ser hipersensibles. 

Integración Sensorial por Rocío Manzanera Lidón [Diciembre 2015]


Ambas condiciones pueden generar estados de ansiedad e irritabilidad, que pueden provocar lo que se llama crisis sensorial. Es importante aprender a distinguir una rabieta de una crisis sensorial, puesto que las causas y las medidas a tomar ante una u otra circunstancia difieren. 


Diferencias entre Rabieta y Crisis Sensorial en niños y niñas con Pathological Demand Avoidance (PDA) por Rocío Manzanera Lidón [Diciembre 2015]






¿Y cómo actuar ante una crisis sensorial? 


pda, pathological demand avoidance, autismo, los sentidos, crisis sensoriales

14. Algunos tienen problemas con la alimentación. Pueden darse varias posibilidades:

Se niegan a probar alimentos, lo que puede deberse a:
  • Alteraciones sensoriales de hipo/hiper-sensibilidad al experimentar los sabores, las temperaturas y las texturas de los alimentos. Pueden llegar a detectar mínimos cambios en las texturas de los mismos. Ante alteraciones sensoriales pueden aparecer conductas como: acumular alimentos en la boca, bocados muy grandes, preferir sabores fuertes (cosas ácidas, picantes...), predilección por alimentos crujientes, pasión por refrescos gaseosos, tomar cosas muy calientes o muy frías, presencia de babeo abundante, vomitar, escupir la comida, arcadas, no soportar tener la cara húmeda por restos de comida....
  • Rigidez e inflexibilidad: rechazando probar alimentos nuevos, obsesionándose por comer siempre lo mismo, aceptando sólo alimentos de una marca determinada.....
  • Problemas de comunicación: ya sea porque sencillamente algo no le gusta porque asocia su aspecto (olor, color, textura, temperatura....) con algo que le desagradable, que no sabrá explicarnos.
Si las dificultades de alimentación suponen un problema y condicionan su día a día se debe proponer un asesoramiento profesional que confeccione una pauta de intervención para ir introduciendo alimentos en la dieta del niño de forma progresiva, y en casos más graves, la valoración e intervención por parte de un equipo multidisciplinar, que ha de contar sobre todo con un psicólogo, un logopeda y un terapeuta ocupacional, dada la complejidad del problema, y habiendo descartado previamente con el médico que causas orgánicas sean el origen de su rechazo, como por ejemplo algún tipo de sensibilidad (como alergias e intolerancias) a algún alimento que le provoque malestar estomacal, que el niño con TEA no sabrá comunicarnos. 

Ingieren sustancias que no son alimentos (trastorno de pica): las sustancias pueden ser pegamento, tierra, plastilina, jabón, papel, insectos, heces, mocos, pintura, tiza, cremas, pelo....etc. 




Tambien pueden aparecer patrones conductuales como la ingesta compulsiva, sin presentar saciedad controlada o inapetencia

Es cierto que, como maestro no vas a tratar este tipo de problemas, pero es importante que sepas que si hay situaciones excepcionales en las que se ingieran alimentos en el aula (cumpleaños, excursiones, una actividad de aula que consista en alguna elaboración culinaria....) pueden aparecer estas conductas para que no te pillen de sorpresa, y para que no pienses que las conductas del niño tienen que ver con un tema de sobreprotección o disciplina desde el entorno familiar, porque no es así. De hecho, es altamente probable que los padres de ese niño estén también desbordados por la situación. 

15. Puede ser útil explicar a sus compañeros qué es el autismo de forma adaptada a su edad, diciéndoles que: 
  • Todos somos únicos y diferentes.
  • Es una cosa de nacimiento y que nadie tiene la culpa.
  • Salvo en algunas particularidades, en casi todo, es uno más de la clase. 
  • No se porta mal, hace algunas cosas de manera diferente a nosotros. 
  • Le cuesta hacer algunas cosas, como comunicarse y hacer amigos, por lo que tenemos que ser comprensivos y esforzarnos un poco más. 
  • No hay nada de qué asustarse ni preocuparse. 
16. El recreo es un periodo de esparcimiento necesario para el descanso, además de constituir un elemento enriquecedor que favorece el desarrollo de habilidades comunicativas y de interacción social. Pero.....en los niños con TEA.....
Este periodo puede convertirse en un momento poco gratificante, caótico e imprevisible si no lo planificamos y estructuramos adecuadamente. 

¿Qué conductas pueden aparecer en el recreo?
  • Escasez o ausencia de juego.
  • Aumento de conductas estereotipadas. 
  • Conductas disruptivas.
  • Dificultades para interaccionar con sus iguales.
  • Tendencia al aislamiento.
Y ¿por qué ocurre esto?
  • El uso espontáneo de juguetes es puramente sensorial.
  • Poseen pobres habilidades de juego.
  • Falta de juego imaginativo.
  • Intereses individuales.
  • Dificultad para comprender las reglas y el funcionamiento de los juegos. 
  • Dificultad para entender las claves de la interacción social.
  • Necesitan estructura y anticipar y, el recreo en sí mismo es un contexto en el que no hay una estructura, por lo que no saben qué hacer ni cómo hacerlo. 
Y ¿qué hacemos? 
Los especialistas trabajarán con el alumno habilidades sociales con el objetivo de:
  • Facilitar el acercamiento a sus iguales 
  • Ser receptivos y participativos ante las propuestas de juego de los otros. 
  • Tomar la iniciativa para proponer juegos.
  • Aprender las normas básicas del patio. 
  • Aprender el funcionamiento de los juegos y sus normas, a la vez que respetarlas. 
  • Mantenerse en el juego y adaptarse a los cambios del mismo. 
El maestro de aula, con el asesoramiento de los especialistas, pueden usar estrategias como: el acompañamiento y la mediación (primero adulto-niño, luego pequeño grupo 3-4 niños, luego en el patio de forma controlada....), el "círculo de amigos" (implica que un alumno voluntario realice actividades con él que ayuden a su integración), modelado, dando a conocer los espacios y los tiempos destinados al recreo, uso de claves visuales y pictogramas que indiquen la secuencia de actividades, concienciar a los compañeros..

Os dejo una guía para desarrollar habilidades sociales en alumnos con TEA en el entorno educativo.

17. Dicen las cosas como las ven. Te puede decir en público que tienes que adelgazar, que hueles mal o que el jersey que llevas hoy es muy feo. No te lo tomes como algo personal. Su intención no es hacer daño. Ni se trata de una cuestión de mala educación. Como no son capaces de ponerse en el lugar del otro e interpretar cómo se pueden sentir los demás ante ciertos comentarios, pues dicen las cosas tal como ellos las sienten. La mejor solución en el aula ordinaria es tomárselo con humor. Mientras, los especialistas se encargarán de trabajar temas como las emociones y la teoría de la mente.

18. Todo el personal del centro debe estar informado y colaborar. 




Además de esto os adjunto el enlace al blog de Rocío Olivares, el aula de PT, quien ha elaborado un decálogo para la concienciación, sensibilización y conocimiento del autismo. De igual forma nos comenta qué podemos hacer antes las dificultades que nos plantean los alumnos con TEA

Fuentes consultadas