Advertencia:

En esta página se comparten materiales que pueden servir de ayuda a otros profesionales. En ella también se ofrecen orientaciones generales y se responden a dudas generales que pueden ser utilidad para el lector. Si bien, esta página, nunca deberá sustituir a la pertinente consulta presencial con el especialista (logopeda, psicólogo, psicopedagogo....según el caso), que, en caso de dificultad, debe ser el que, tras una valoración, oriente sobre las necesidades y pautas que mejor se ajusten a las circunstancias y características de cada situación en particular.

miércoles, 28 de mayo de 2014

BUSCANDO ALTERNATIVAS A LA REPETICIÓN DE CURSO

En esta ocasión toca analizar un tema complejo, y este es el de la repetición de curso. Como para todo existen muchas y variadas opiniones, unas en contra, otras a favor….

Algunos expertos consideran que el hecho de que un alumno tenga que repetir es un reflejo de que el sistema ha fracasado porque no ha sabido proporcionarle los medios para paliar sus carencias, y por tanto, la repetición no sería la solución al problema de raíz, dado que entre cursar, por ejemplo, segundo una vez y cursarlo dos no hay ninguna diferencia, porque la metodología a usar será la misma, también serán igual los objetivos a conseguir, y lo mismo ocurre con los contenidos…. En sentido inverso hay quienes piensan que, que el que se pueda pasar de curso con dos o más asignaturas suspensas tampoco aporta nada y no es en ningún caso beneficioso para el alumno, porque no habrá asimilado los contenidos, y por consiguiente, no estará preparado para afrontar con éxito las exigencias de un curso superior.

Revisando algunas investigaciones se extraen algunas conclusiones que se resumirían:
  • La repetición de curso es una práctica habitual en bastantes países, no sólo en España.
  • Las investigaciones no indican que repetir curso represente ventaja alguna para el alumno frente a la promoción automática.
  • Los alumnos repetidores tienen un rendimiento inferior, bajo autoconcepto, así como una actitud menos favorable hacia la escuela.
  • Al repetir el primer año se produce cierta mejoría que no se mantiene en el tiempo.
  • Existe una relación directa entre repetir curso y abandono escolar.
  • Muchos profesores consideran que la repetición ayuda al alumno, pero desconocen estudios sobre el tema.
Ante este panorama lo cierto es que tanto los que apoyan la primera idea como los que apoyan la segunda tienen parte de razón. Personalmente me resulta difícil posicionarme totalmente en contra de la repetición pero reconozco que los argumentos que se dan a favor de esta tampoco se cumplen en muchos casos. Es en este punto cuando me cuestiono ¿qué alternativas puede ofrecer el sistema educativo para evitar la repetición de curso?. Entre las más populares destaco dos:

  • La promoción automática puede ser preferible a la repetición, siempre que se complemente con iniciativas para ayudar a los alumnos con bajo rendimiento. 
  • Apostar por la detección precoz del alumnado en riesgo e implantar cuando antes medidas correctoras y/o preventivas.
Uno de los argumentos en contra de la repetición indica que esta nunca debe usarse como castigo. En efecto, si partimos de la premisa que castigar no enseña, no se debería obligar al alumno a repetir como castigo, por ejemplo, por no estudiar lo "suficiente". Sin embargo yo me planteo que, un esfuerzo insuficiente debe tener también alguna consecuencia. Habrá quien me diga que si un alumno no quiere estudiar, por el hecho de no dejarle promocionar, no va a cambiar su actitud y seguirá sin estudiar. Cierto, pero entonces ¿qué hacemos para cambiar la actitud de esos alumnos que "no quieren" y que aún no pueden abandonar el sistema educativo por edad?. 




Si finalmente, no queda otra que optar por la repetición, la decisión de que el alumno permanezca una año más en un curso debe estar sujeta a tres condiciones indispensables (Jesus Jarque“Repetir curso ¿sí o no?”):
  1. Que al permanecer un año más en ese ciclo educativo haya ciertas garantías de que el alumno va a conseguir los objetivos previstos para ese ciclo. Si no todos los objetivos, sí quizás la mayoría.
  2. Que al pasar de curso, el alumno o alumna, no se encuentra en condiciones de afrontar con ciertas garantías los objetivos del nuevo curso. Su retraso escolar es tal, que no estará en condiciones de abordarlo.
  3. Que la decisión no afecte significativamente a su integración social. Digo “significativamente”. A cualquier niño le supone una dificultad cambiar de grupo, pero la mayoría suelen integrarse bien en la nueva clase. Este criterio toma especial relevancia con los alumnos con necesidades educativas especiales.
Desde mi punto de vista, a la hora de reflexionar sobre la repetición o no de curso, debemos hacerlo desde una triple perspectiva, teniendo en cuenta que, dentro del grupo de población escolar que engrosa las cifras de fracaso escolar están, los alumnos que "no pueden", los alumnos que "no saben" y los alumnos que saben y pueden, pero "no quieren", y por ende, tomar las medidas necesarias para ajustarnos a las exigencias de cada circunstancia.

Referencias bibliográficas:

Grade retention and school performance: 

Brophy dice en su trabajo “Grade repetition”: 


Repetir curso. ¿si o no?, por Jesús Jarque: 

Alternativas a la repetición y bibliografía sobre el tema:

Ventajas e inconvenientes de la repetición de curso, por José Felix Cuadrado Morales:




No hay comentarios:

Publicar un comentario