Advertencia:

En esta página se comparten materiales que pueden servir de ayuda a otros profesionales. En ella también se ofrecen orientaciones generales y se responden a dudas generales que pueden ser utilidad para el lector. Si bien, esta página, nunca deberá sustituir a la pertinente consulta presencial con el especialista (logopeda, psicólogo, psicopedagogo....según el caso), que, en caso de dificultad, debe ser el que, tras una valoración, oriente sobre las necesidades y pautas que mejor se ajusten a las circunstancias y características de cada situación en particular.

lunes, 13 de abril de 2015

LA RELATIVA IMPORTANCIA DEL GATEO. CONTROVERSIAS

Hace algún tiempo pude comprobar que, en los apuntes de un curso de neuropsicología infantil (que por cierto, abandoné por descubrir, entre otras cosas, que sus apuntes se basaban en teorías sobre terapias alternativas), donde se trataba de explicar algunos aspectos relacionados con el desarrollo evolutivo, daban mucha importancia al gateo. Hablaban concretamente de la fase de gateo contralateral, a la que otorgaban una gran influencia sobre el desarrollo posterior del bebé, llegando incluso a insinuar que, si el niño no pasaba por esta fase, las consecuencias podrían ser catastróficas, entre ellas:
  • Problemas para seguir con lo ojos una linea.
  • Problemas para expresar opiniones e ideas.
  • Escritura ilegible.
  • Problemas de coordinación oculo-manual.
  • Aparición de "miedos".
  • Problemas de concentración.
  • Problemas de aprendizaje, especialmente en el área de la lectoescritura.
  • Problemas del lenguaje. 
  • Problemas de coordinación, equilibrio, orientación espacial, esquema corporal y motricidad gruesa.
  • Problemas de discriminación auditiva.
  • Afectar al correcto desarrollo de la visión.
  • Lateralidad cruzada.
El otro día un/a compañero/a twitero/a (del ámbito de los trastornos del desarrollo) compartía un artículo en el que se dan algunas "razones de peso" para fomentar el gateo en los bebés.
Es indiscutible que el gatear constituye un gran avance para los pequeños, a nivel psicomotor, neurológico y de coordinación. Sin embargo, me llamó especialmente la atención que, entre las razones de peso, se diga categóricamente que, hay estudios de optómetras que concluyen que el 98% de los niños con estrabismo no gatearon lo suficiente. (¿¿¿???)

Estos hallazgos me han hecho cuestionarme y plantearme que, para afirmar de forma tan aplastante que existe una relación tan fuerte entre dos hechos (nada más y nada menos que el 98%, no se conforman con un 20% o un 30%, no), tiene que haber estudios científicos lo suficientemente serios y contundentes como para parar un tren, pero, cuál es mi sorpresa cuando, preguntando a algunos especialistas en la materia (varios optometristas), me comentan que no conocen estudios científicos que confirmen o desmientan esta hipótesis
No conformándome con los comentarios de estos especialistas que, de buena fe, comparten conmigo lo que saben respecto al tema, decido seguir investigando por la red, en busca de opiniones, artículos....No porque no me fíe, si no por ver, leer y escuchar más versiones. 
Como ocurriera con el tema de la terapia visual, es curioso que, dándonos una vuelta por la red podemos comprobar la importancia que se otorga al gateo. Si ponemos en google la palabra "gateo" o "gatear" podemos constatar que todas las posibilidades que aparecen hablan de las bondades del gateo, y apenas se encuentran opciones en las que se cuestione si este es realmente tan determinante como se asegura. Definitivamente, es necesario rizar mucho el rizo y rebuscar mucho. 

En la ardua tarea de búsqueda me encontré con dos sitios web en los que se cuestionan si la importancia del gateo es tal como asegura la mayoría. Los dos sitios web son: "Investigación y ciencia" (Edición española de la Scientific American) y Medciencia (Blog de curiosidades sobre ciencia y medicina). En ambas páginas se hacen eco de una investigación en la que se concluye que aprendimos a gatear hace poco tiempo. Se trata de un estudio publicado por el equipo de David Tracer de la Universidad de Colorado. Tracer no estaba interesado en estudiar el fenómeno del gateo, se encontró con él de forma casual. Estaba estudiando las costumbres de la tribu Au de Nueva Guinea, una tribu primitiva y relativamente aislada de la civilización. Pues bien, tras años de estudio, el equipo de Tracer, cayó en la cuenta de que nunca habían visto gatear a un bebé Au, dado que la costumbre es que sus madres los lleven en brazos hasta que están preparados para caminar. Cuando a los bebés Au se les dejaba en el suelo, observaban el entorno o jugaban con lo que tenían a mano. No sabían gatear. Y es en este momento cuando se plantean que, quizá este proceso del gateo, no es tan universal como se pensaba y, que tal vez, es un fenómenos más reciente de lo que parece. Tracer y su equipo también pudieron apreciar que el hecho de no gatear no suponía ningún efecto negativo en aquellos niños. En otras sociedades tradicionales como Paraguay, Mali e Indonesia ocurre algo parecido en la actualidad.  También es cierto que los niños de una tribu jamás se enfrentarán a las exigencias de los sistemas educativos occidentales, con lo que las condiciones no son las mismas que las de los niños de occidente para valorar esos efectos positivos o negativos posteriores a la ausencia del gateo en los aprendizajes.
De estas investigaciones se desprende como conclusión que, el acto de gatear, tuvo su origen, como un invento reciente, hace unos 200 o 300 años, cuando los humanos comenzaron a vivir en casas elevadas provistas de suelos más higiénicos. En caso contrario, los bebés habrían disminuido considerablemente sus posibilidades de supervivencia por el contagio excesivo de enfermedades al estar en contacto directo con suelos poco limpios de los hogares de hace más 200 años. 

Aquí os dejo los enlaces:
Continuando con mi "investigación" internaútica, encontré otro blog que responde al nombre de "Pediátrica" en el que se preguntan: ¿Qué tan importante es gatear?. En este texto aseguran que no hay estudios que demuestren que saltarse el gateo tenga repercusión negativa alguna en el desarrollo del niño. De igual forma, advierten que, forzar el gateo tampoco beneficia y que la Academia Americana de Pediatría no recomienda ejercicios intensivos en los que se obliga a los niños a gatear. Además en este artículo se enlazan publicaciones científicas de la revista Pediatrics. 
Por último, este otro en el que opinan que el desarrollo del bebé se ve influenciado por numerosos factores, entre ellos, el gateo, por supuesto.

Mi opinión:
De todo lo leído y de lo que se, gracias a mi formación, puedo concluir que:
El hecho de que los bebés gateen supone muchos beneficios, y el acto de gatear estimula muchas e importantes capacidades., pero igual que estimulan y tienen beneficios otros tipos de desplazamientos, igualmente válidos. Entre los beneficios más destacadas:
  • Permite al niño deambular por el espacio, lo que además y, consiguientemente, supone la posibilidad de comenzar a explorar el entorno, y lo que ello conlleva. 
  • Al querer llegar al lugar donde hay un objeto de su interés, y luego cogerlo, obliga al bebé a refinar su capacidad de coordinación óculo-manual. 
  • Es un buen ejercicio para fortalecer los músculos y las articulaciones. 
  • Aumenta la autonomía del bebé y la toma de sus primeras "decisiones".
  • Algunos optómetras sostienen que el gateo favorece aspectos relacionados con el rendimiento y la eficacia visual, tales como, la binocularidad, la capacidad de enfoque, las vergencias, la oculomotricidad, la visión periférica...
  • Otras teorías aseguran que gatear permite la conexión entre hemisferios cerebrales, crucial, según estas, para el desarrollo de funciones cognitivas. 
  • Favorece el patrón cruzado y la futura lateralización. 
Es incuestionable que gatear estimula muchos aspectos del desarrollo del bebé. Sin embargo, para mí el problema aparece cuando entran en escena al hablar del gateo calificativos que dictan sentencia como fundamental, clave, crucial, imprescindible, primordial, determinante.....Porque cuando se hacen afirmaciones tan tajantes se está dando a entender que el hecho de no gatear o no hacerlo en la justa medida (y ¿cuál es la medida justa?) es sinónimo de problemas futuros, y esto, no es del todo cierto, dado que, hay niños que no gatean y no tienen ningún problema, niños que gatean y tienen problemas, niños que no gatean y tienen problemas y niños que gatean y no tienen problemas. Además yo me pregunto, ¿qué pasa con aquellos niños que tienen algún tipo de impedimento motor que les incapacita para gatear?, ¿en esos niños no se va a producir la conexión entre hemisferios y no podrán desarrollar funciones cognitivas?, ¿esos niños no van a desarrollar su sistema visual?. ¡Nada más lejos de la realidad!. Como decía aquel dicho "ni están todos los que son, ni son todos los que están". Si el niño gatea, ¡genial!, ¿que no gatea?, tampoco debemos agobiarnos en demasía, siempre que no observemos en él otros indicadores mucho más graves, además de no gatear, como por ejemplo puede ser la falta de interés por desplazarse para explorar, que nada le llame la atención..... Por otro lado, no hay que olvidar que cuando se hacen afirmaciones tan categóricamente contundentes tienen que estar apoyadas en estudios científicos, que se deben aportar al lector, y no sólo quedarse con lo socorrido y persuasivo de "hay estudios que avalan, confirman, sostienen, aseguran....." Por esto, desde aquí insto y recomiendo a todos mis lectores a desarrollar el sentido crítico. Como profesionales debemos asegurarnos que lo que leemos por la red o en un libro tiene respaldo científico y más, si nuestros consejos a los padres, en ocasiones, se basan en la difusión de lo que hemos leído en un libro, en una web, revista, anuncio, programa televisivo o de radio.

Y tú, ¿qué opinas sobre la importancia del gateo?.
¿Conoces estudios científicos serios y de entidad (y no opiniones en forma de estudio) que respalden o desmientan la hipótesis de que no gatear tiene graves consecuencias?. Si es así, ¡Comparte!

DESARROLLO PSICOMOTOR DE 0 A 6 MESES


DESARROLLO PSICOMOTOR DE 6 A 12 MESES



ADVERTENCIA: las fuentes citadas en este artículo no disponen de la verdad absoluta y tampoco tengo garantía 100% del respaldo científico de lo que dicen. No hay verdades absolutas y menos cuando hablamos del desarrollo evolutivo donde la heterogenidad es indiscutible. Únicamente los aporto para hacer ver que no sólo hay opiniones en las que se asegura que si el niño no gatea tendrá problemas futuros, si no que también las hay que dicen lo contrario. A partir de ahí, queda en nuestras manos relativizar e investigar en la medida de nuestras posibilidades para crearnos un juicio ecuánime de las cosas. 

6 comentarios:

  1. Hola. efectivamente considero que gatear es una actividad que estimula muchos aspectos del desarrollo del bebé y le permite autónomamente descubrir un nuevo mundo. De todas formas uno de mis hijos casi no gateó y no tuvo ningún problema cuando empezó a andar...seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta por tu comentario y opinión.
      En efecto, como tú misma has podido comprobar, el no gatear, no implica necesariamente la aparición de problemas posteriores.
      El gateo estimula, al igual que lo hace cualquier otra forma de desplazamiento, igualmente válida.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. El gateo en sí carece totalmente de importancia. Las ventajas que expones pueden obtenerse con cualquier otra forma de desplazamiento autónomo inicial o incluso con la marcha sin desplazamiento inicial previo.
    Los optómetras no tienen ninguna formación en neurodesarrollo con lo que cualquier afirmación que hagan está sesgada en sí misma.
    Gatear es una anécdota en la vida de una persona. La presencia de gateo no garantiza un neurodesarrollo óptimo, ni su ausencia un déficit del mismo.
    Gracias por escribir siempre de forma sensata y mesurada sobre neutro desarrollo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor contar en este blog con la opinión de un especialista en el ámbito de la neuropediatría, que ponga un poco de sensatez en contraposición a todo lo que por ahí fuera se pueda manifestar sin demasiada lógica.
      Gracias por las siempre claras, precisas y pertinentes explicaciones que nos aportas.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. María José en mi blog http://recursospadocentes.blogspot.com/ hay un regalillo para tí. Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Pásate por mi blog, te esperan un par de premiosªhttp://laclasedehablar.blogspot.com.es/2015/04/premio-dardos.html

    ResponderEliminar