Advertencia:

En esta página se comparten materiales que pueden servir de ayuda a otros profesionales. En ella también se ofrecen orientaciones generales y se responden a dudas generales que pueden ser utilidad para el lector. Si bien, esta página, nunca deberá sustituir a la pertinente consulta presencial con el especialista (logopeda, psicólogo, psicopedagogo....según el caso), que, en caso de dificultad, debe ser el que, tras una valoración, oriente sobre las necesidades y pautas que mejor se ajusten a las circunstancias y características de cada situación en particular.

jueves, 17 de septiembre de 2015

ADIÓS AL PAÑAL

¿A QUÉ EDAD ES RECOMENDABLE DEJAR EL PAÑAL?

Dependerá del niño/a. Unos lo dejarán a los dos años y medio, otros lo dejarán a los tres y otros a los tres y medio. 
Es importante respetar el ritmo del niño/a evitando las comparaciones. Y...¿por qué es importante evitar las comparaciones? Porque las comparaciones generan estrés, estrés para los padres y estrés para el/la niño/a. Si los papás se fijan en lo que otros niños/as ya son capaces de hacer se van a agobiar y van a exigir al niño/a cosas para las que quizá no esté preparado, o si, pero necesita otro ritmo distinto. Es un hábito que se adquiere de forma natural cuando el/la niño/a está preparado/a

De forma orientativa, la edad indicada para que los/as niños/as aprendan a usar el orinal o el váter ronda una franja de edad que oscila entre los 24 y los 32 meses. Generalmente, es a esa edad cuando el/la niño/a está preparado neurológica, fisiológica y emocionalmente para enfrentarse a este proceso. 

Hay que advertir de que nos estamos refiriendo, en este caso, al control de esfínteres durante el día. El control de esfínteres durante la noche es otro tema más complejo. 

Es importante esperar a que el/la niño/a esté preparado/a y los papás tengan tiempo para poner en práctica los pasos a diario. Como en la mayoría de los aspectos que conciernen a los hitos evolutivos, la constancia también es importante en este caso. 

¿CUÁNTO TIEMPO DURA EL PROCESO? 

El periodo para que el niño adquiera independencia para ir solo al váter u orinal oscila entre 3 y 12 meses. Aunque vuelvo a recalcar que se trata de algo orientativo y habrá niños que tarden más y niños que tarden menos.


Con la implicación de la familia, constancia, paciencia y motivación será más fácil. 


ALGUNAS PISTAS QUE NOS INDICAN QUE ES EL MOMENTO DE RETIRAR EL PAÑAL:
  • El/la niño/a se muestra incómodo cuando tiene el pañal sucio. 
  • Muestra gestos como llevarse las manos a los genitales, ponerse de cuclillas...
  • Muestra interés por lo que hacen los mayores cuando van al baño. 
  • Muestra interés por el inodoro u orinal.
  • Es regular en sus deposiciones. Es decir, si defeca a unas horas más o menos fijas, por ejemplo, después de desayunar o por la tarde...
  • Si probamos a ponerle el orinal y hace en él sus necesidades.  
  • Es capaz de entender y seguir instrucciones básicas. 
  • Se mantiene seco durante periodos de dos horas o más durante el día.
  • Cuando despierta de siesta con el pañal seco.
  • Puede subir y bajar sus pantalones de forma autónoma.
  • Sabe decir lo que quiere y muestra autonomía, por ejemplo jugando solo. 
VAMOS CON EL PROCESO....
  • Pondremos al niño/a en el orinal durante unos 5 minutos cada hora y media-dos horas. No le preguntaremos si tiene ganas, porque casi siempre la respuesta va a ser negativa. Podemos proponer las visitas al baño de forma atractiva, a través de un juego o una canción. También podemos usar cuentos mientras esté sentado en el orinal/wc
  • Si lo utiliza bien, le reforzaremos diciéndole lo bien que lo ha hecho. 
  • A medida que lo vaya logrando, aumentaremos el tiempo que el niño/a habrá de estar en el orinal/váter. 
  • A medida que se vaya consiguiendo le reforzaremos al final del día, para ir dándole al proceso un aspecto de normalidad.  
  • No en todas las visitas al orinal o el váter el niño/a va a hacer pis o caca. 
  • Colocaremos el orinal en el cuarto de baño, dado que este es el lugar de la casa destinado para hacer estas cosas. 
  • Podemos acondicionar un espacio del cuarto de baño para que le resulte más motivador. 
  • Hay niños que van directamente al váter y otros que, antes de usar el wc, usan un orinal. Esto depende de cada niño. Si él/ella se siente más cómodo en el wc, pues el wc, ¿que se siente más cómodo en el orinal?, pues el orinal. Ahora bien, si usa el inodoro, es recomendable ponerle una banqueta o algo que le permita apoyar los pies (algo que le ayudará con las deposiciones sólidas, dado que si no llegan al suelo con los pies, pueden hacer menos fuerza) 
  • Comenzaremos con la retirada del pañal durante el día. Una vez haya un control de esfínteres diurno y, pasado un tiempo, nos aventuraremos en el control nocturno. 
  • Si nace un hermanito en el momento en que estamos en pleno proceso, no es necesario interrumpirlo. Si que es recomendable iniciarlo antes de que llegue el hermanito/a, si entonces está preparado, si no, no. 
  • Tenemos que tener en cuenta que durante el proceso son normales los escapes y los retrocesos, y más si se producen circunstancias que le generen estrés.  
  • Podemos permitir que el niño/a esté presente cuando vayamos al baño. Los niños aprenden por imitación. 
¿Y QUE HAY DE LOS NIÑOS QUE SÍ MICCIONAN EN EL VÁTER/ORINAL Y DEFECAN EN EL PAÑAL?

Esta circunstancia genera en los padres frustración y preocupación, dado que con esta conducta se puede generar a la larga estreñimiento, situación nada deseable.

El proceso de dejar el pañal y, en concreto el del control de las deposiciones sólidas no es un proceso fácil para el niño y, normalmente, suele costar tiempo y paciencia.

El primer paso para solucionar el problema es intentar comprender por qué no quiere hacer caca si no es en el pañal, preguntándole.

Generalmente, las razones pueden ser:
  • Hasta ahora el pañal era como su segunda piel, y cuando evacuaba, las heces quedaban pegadas a su piel. Quedaban ahí. Él/ ella las sentía pegadas, y eso le proporcionaba seguridad y bienestar. Dado que considera que las heces son una parte más de su cuerpo. Cuando el niño/a evacua en el orinal o en el inodoro siente que pierde algo "suyo". 
  • Miedo a caerse por el váter o que les trague, al ser un espacio abierto. 
  • Miedo a que del váter pueda salir "algo". Los niños tienen mucha imaginación y a veces, por ejemplo en la tele, salen "cosas" del váter. 
  • Si tiene deposiciones difíciles, puede que en algún momento haya experimentado dolor, asociando orinal/inodoro = dolor. 
  • Si el niño tuviera el pañal puesto, no tendría que interrumpir otras actividades atractivas y placenteras para ir al orinal/wc. Para algunos niños estar sentado 5 minutos para evacuar se les hace pesado y aburrido. 
 No debemos:
  • Enfadarnos:  no regañarle tanto si se lo hace encima como si lleva días sin evacuar. El niño no lo hace por fastidiarnos. El niño/a tiene dificultad o temor y no sabe cómo solucionarlo y sin la ayuda de sus padres no podrá avanzar.
  • Sentarlo/a en el orinal o el váter por la fuerza. 
  • Podemos dejarle que para evacuar apriete un poco, pero si vemos que el esfuerzo es muy grande, es preferible parar para que no se haga daño e intentarlo en otro momento, porque, o la deposición no está preparada para salir o el/la niño/a está estriñido/a.  
 Ayudan:
  • Mensajes positivos que le trasmiten confianza y seguridad. Debe saber que confiamos en él/ella y le vamos a ayudar. 
  • Refuerzo positivo.
  • Crear una rutina.
  • Visitar el orinal/wc cada cierto tiempo. Aunque no sea para evacuar. Podemos aprovechar estos momentos cuando suele hacer sus deposiciones. Podemos hacerlo progresivo. Primero se puede sentar en el váter/orinal con ropa (para que vaya practicando cómo sentarse y comience a entender su uso), después lo hará sin ropa, después podemos tirar las heces del pañal al inodoro y que él/ella tire de la cadena.....
  • A medida que se vaya sintiendo más cómodo en el wc/orinal darle instrucciones como "como ya eres mayor, cuando tengas ganas de hacer caca, me lo dices y lo intentamos en el wc/orinal".
  • Igual que en el caso de la micción, podemos utilizar rituales lúdicos en los momentos de visitar el orinal/wc. 
  • Igual que en el caso de la micción podemos ofrecerle un orinal como alternativa si no quiere el wc.
  • Dieta rica en fibra y abundante agua para que las deposiciones sean más blandas y fáciles de expulsar, en el caso de los niños/as que tienen heces difíciles de expulsar.
  • Cuando se lo haga encima o evacue en el pañal, debemos recordarle que la caca se hace en el wc/orinal sin enfadarnos ni ponernos nerviosos. 
  • La imitación es una de las formas básicas de aprendizaje, así que sería bueno que el niño vea a sus papás usar el váter y ver que no pasa nada. Una vez que el tema esté controlado, volveríamos a recuperar la intimidad. 
  • Comprar cuentos o libros que expliquen cómo funciona el proceso de la comida y cómo las heces son un residuo que hay que eliminar para no ponernos malos
Si el niño sólo evacua cuando tiene el pañal puesto, cuando veáis que lo está haciendo, llevadle al orinal/wc e invitarlo a sentarse con el pañal puesto y decirle que ahí puede terminar, que ese es el lugar para hacer caca, que es donde lo hacen los mayores y, pasados unos minutos abriremos el pañal para que las heces caigan al orinal o al wc, explicándole, que ese es el lugar, "despidiéndonos" de la caca, diciéndole adiós juntos, después limpiaremos al niño y le reforzaremos positivamente con comentarios que le animen a volver a intentarlo. 





CUENTOS PARA DEJAR EL PAÑAL




FUENTES:


http://www.mamapsicologainfantil.com/2013/10/miedo-hacer-caca-cosas-de-la-edad/ 

http://www.crecerfeliz.es/Ninos/Desarrollo-y-aprendizaje/mi-hijo-se-niega-a-hacer-caca

http://www.minervaysumundo.com/2013/02/mi-hija-no-quiere-hacer-caca-soluciones.html

http://www.mamapsicologainfantil.com/2015/01/como-ensenar-a-mi-hijo-a-usar-el-bano/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada