Advertencia:

En esta página se comparten materiales que pueden servir de ayuda a otros profesionales. En ella también se ofrecen orientaciones generales y se responden a dudas generales que pueden ser utilidad para el lector. Si bien, esta página, nunca deberá sustituir a la pertinente consulta presencial con el especialista (logopeda, psicólogo, psicopedagogo....según el caso), que, en caso de dificultad, debe ser el que, tras una valoración, oriente sobre las necesidades y pautas que mejor se ajusten a las circunstancias y características de cada situación en particular.

martes, 5 de enero de 2016

¿CÓMO HABLAMOS?, ¿CÓMO ESCUCHAMOS?

En este artículo vamos a exponer de forma clara y concisa las distintas fases que tienen lugar durante el proceso del habla y la escucha, por separado. Para entender tales procesos, nos vamos a centrar en las áreas cerebrales que entran en juego con sus determinadas funciones, por lo que podemos considerar que este artículo toma una visión neurofisiológica. 

Antes de empezar con las distintas fases que tienen lugar a lo largo de los procesos que vamos a tratar, es importante destacar, que dichas fases, y en especial, las distintas áreas cerebrales, no trabajan de forma independientesino que lo hacen de forma interdependiente. A esto debemos sumarle el hecho de que los procesos no tienen lugar en serie (es decir, uno detrás del otro, estrictamente), más bien tienden a suceder de forma paralela (diversos procesos al mismo tiempo).






Según los estudios, el oyente tarda entre 100 y 200 milisegundos en procesar la información del hablante; de lo que se puede deducir, que tardamos menos en producir que en comprender el lenguaje hablado.
Como apunte final, señalar que todas las funciones mencionadas suelen estar lateralizadas, es decir, se encuentran predominantemente en uno de los hemisferios.Este hemisferio suele ser el izquierdo, aunque no siempre es así ya que por ejemplo, en el caso de los zurdos, las posibilidades de desarrollar tales funciones en el hemisferio derecho aumentan considerablemente.
Hay que aclarar que no siempre que haya problemas para hablar o escuchar se debe a lesiones en las áreas mencionadas en esta entrada. 
FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario